Club Finder of Treasure
  Factores que nos Llevan al Fracaso en una Prospección
 
¿Por qué es tan difícil encontrar un tesoro?

Pregunta difícil, pero constante, no hay algún buscador de tesoros que no piense en ello, no hay alguno de ellos que mientras en el cansancio de la excavación, o en el retorno a casa con el fracaso en la manos se pregunte este aspecto.

Pero, ¿por qué?, ¿en que estoy fallando?, o aquellos supersticiosos, que atribuyen a fuerzas ocultas o espíritus que siempre se interponen en nuestro paso hacia esa riqueza oculta. Posiblemente si lo sea, pero por el momento no me consta todavía de su influencia sobre nuestra actividad.

Cuando estemos en esa constante duda, hay que razonar un poco, entiendo que muchas veces la razón y la ciencia no son las vías universales para dar respuesta a todas nuestras interrogantes, pero es muy útil en muchas de las veces. Para mi, son tres grandes ejes que complican la localización exitosa de un tesoro:

1. Referencias: falsas, degeneradas y ciertas.

2. Entorno: geográfico e histórico-cultural.

3. Individuos: nosotros o ajenos.

-Referencias:

Bien, comenzamos primero por el aspecto de las Referencias, cómo estas pueden influir para que tengamos constantes fracasos. Hay que tomar en cuenta lo siguiente:

“Cuando nos aventuramos a realizar una investigación, llevemos la metodología de búsqueda que llevemos, ya sea radiestesia, tecnología científica o espiritismo, cualquiera siempre se basará en una historia o una referencia”.

Como podemos ver, esta es una regla universal para todo tipo de buscador de tesoros en cualquier país, siempre hay un antecedente que nos empuja a ir, de esta manera, de primera instancia ya llevamos desventaja, ¿por qué?, por que una historia, cualquiera que sea su categoría, siempre tendrá aspectos que nos compliquen una investigación, siempre. Veamos a detalle.

Partamos de que una historia o una referencia, son sucesos que pudieron haber sido reales o no, en este último aspecto, hay que estar conscientes de que aunque todo nos indique lo contrario, es importante siempre dudar sobre la veracidad de un evento o un entierro, por lo tanto aquí comienzan las complicaciones, ya que no todas las historias fueron ciertas, y eso hay que asumirlo y tomarlo en cuenta.

Y si en realidad si existieron, entonces hay que tomar en cuenta que estas referencias se han narrado o escrito através de los años, en este proceso estas siempre estuvieron a merced de desaparecer o modificarse por distintas razones, entre ellas mal información, fantasía y exageración, olvido de partes o detalles importantes del suceso, de los involucrados en transmitirla.

Entonces tenemos la segunda complicación, el suceso existió, pero através del tiempo esta pudo haberse degenerado o desaparecido. Me atrevo a afirmar en que es casi imposible encontrar una historia perfecta, que se haya mantenido íntegra através de los años y así recabarla para su investigación. De esta manera, realmente estamos “ciegos” cuando acudimos a una prospección debido a estos antecedentes.

Y cuando tengamos una historia cierta, que se mantuvo fiel y fidedigna através de los años, como por ejemplo un escrito o mapa con referencias, entonces, aún así no tenemos el 100% de la certeza debido a los cambios constantes que sufre un entorno, tema y eje siguiente en este artículo.

-Entorno:

En nuestro alrededor, es ese lugar preciso y circundante donde el evento tuvo lugar, donde se decidió por diversas razones ocultar un tesoro. Por lo tanto, hay que tomar en cuenta también lo siguiente:

“Cuando nos aventuramos a realizar una investigación, llevemos la metodología de búsqueda que llevemos, ya sea radiestesia, tecnología científica o espiritismo, cualquiera siempre tendrá como lugar, un entorno específico con características propias.”

Todo cambia, todo está en constante movimiento, con el tiempo, todo se modifica sin exclusión de nada y nadie, todo por naturaleza tiene un dinamismo cíclico. Por lo tanto, son dos simples razones por la cual una localización se puede complicar o fracasar en el aspecto del entorno.

Los cambios geográficos es la primera, árboles, piedras, cerros, cuevas, construcciones, barrancas y demás referencias geográficas cambian y desaparecen con el tiempo, todo sujeto al mencionado proceso cíclico, cambia y se modifica, no en todas las veces pero si es frecuente encontrarse con este detalle. Los árboles mueren y dejan de existir, las piedras pueden ser removidas o fracturadas y pierden esa forma específica por la que fue tomada como referencia, los cerros cambian y aún cuando no, la extensión territorial donde se ocultó un tesoro basada en un cerro es basta, las construcciones al ser abandonadas cambian en su totalidad, algunas partes o secciones desaparecen y no dejan rasgos precisos, etc.

Y la segunda es el cambio en el entorno histórico-cultural: la sociedad y cultura de un país es cambiante, los procesos históricos, políticos, económicos y sociales presentan cambios tan drásticos que en diez años, puede cambiar toda la referencia que se dé de un tesoro, circulante de un gobierno a otro, medidas normadas y oficiales en aspectos como cantidades, profundidad, etc., el nombre de los pueblos, de los valles, de los cerros, de los caminos y demás referencias que sirvieron para alojar y ocultar un tesoro. Un simple ejemplo muy conocido por todos es del famoso pueblo guanajuatense de San Miguel de Allende, que hasta hace muchos años se llamaba San Miguel el Grande, por razones históricas del general Allende y su participación en la independencia de nuestro país, se le cambió el nombre a dicho pueblo colonial. De esta manera, entramos en el siguiente tema, los seres humanos y su influencia en la complicación de encontrar un tesoro.

-Individuos:

Nuevamente la regla de oro pero adecuada a este eje:

“Cuando nos aventuramos a realizar una investigación, llevemos la metodología de búsqueda que llevemos, ya sea radiestesia, tecnología científica o espiritismo, cualquiera siempre tendrá como integrantes a personas de nuestra confianza, podemos ser nosotros solamente, nuestro equipo y personas intermediarias o ajenas a nosotros.”

Es la parte viva, los seres que con base a un antecedente acuden a investigar con el fin de extraer el posible tesoro oculto, es el aspecto humano de una investigación, la parte que le da vida a la misma.

Difícil de aceptar, pero en la mayoría de las veces nosotros mismos somos la causa de nuestros constantes fracasos, nuestra inexperiencia, hábitos personales, formas de interactuar con miembros de nuestro equipo y personas ajenas, capacidades económicas para invertir en una prospección, estrategias mal aplicadas o ni siquiera contar con una metodología simple para una investigación, es decir, desorganización total.

Todos y estos factores en conjunto, nos alejan sin duda del éxito, este tal vez sea la forma más complicada de identificar, ya que es fácil notar los errores externos más no los nuestros. Se recomienda meditar con calma constantemente, sobre esos pequeños detalles que son frecuentes en una investigación, esos detalles pueden ser en realidad la diferencia entre el fracaso o el éxito. Labor complicada, pero resta ser honestos con nosotros mismos y detectar esas fallas personales que nos afectan de manera importante.

Los individuos ajenos, es un tema complicado y difícil, al menos que nos consideremos personas honestas, me atrevo a decir lo siguiente: El mayor riesgo que un buscador de tesoros se puede encontrar, es la gente ambiciosa y estúpida, que sin escrúpulos actúan en contra nuestra para satisfacer sus codicias y llegan a poner en riesgo nuestra integridad y hasta nuestras vidas.

Es común escuchar historias sobre equipos de investigación que recién localizado un tesoro, sale un arma entre los integrantes, se les intimida y se les obliga a dejar el lugar inmediatamente, factor que siempre nos pondrá en desventaja y alentara nuestro fracaso. Algún que otro lugareño, que aún nosotros, teniendo el permiso adecuado del dueño de la propiedad se arma de valor en conjunto con otros vecinos y nos obligan a retirarnos del lugar.

Por otro lado, hay personas que no son meramente egoístas y codiciosas, pero cuyo comportamiento nos pone en desventaja también, gente informal cuya función como intermediaria para gestionar permisos es esencial, no lo logra por hábitos, falta de interés u otras razones que complican nuestras investigaciones, personas que estando en los lugares de la investigación, estorban más que ayudar en la misma, etc.

Estos tres ejes, engloban el contexto de una investigación, estos factores cuando se presentan en las mismas, nos llevan al fracaso, y de ahí que tengamos la suficiente habilidad para identificar el problema que nos esta llevando al constante fracaso y tomar acciones al respecto.

Para finalizar, como conclusión, es importante tomar en cuenta todos los aspectos que nos llevan al fracaso (que habrá muchos más si duda), sobre esta premisa podremos, identificar la posible fuente errónea de nuestra historia o referencia de ese tesoro en particular, informarnos sobre los cambios en el entorno geográfico e histórico-cultural que haya habido para precisar con mayor exactitud la ubicación del tesoro oculto y conocer y mejorar los errores que estemos cometiendo y los de las personas que nos están complicando nuestras investigaciones y de esta manera tomar las decisiones que más nos puedan ayudar a mejorar este contexto de fracaso constante.

Pero aún así, en lo personal, siempre que salgo a realizar una investigación, tomo en cuenta lo siguiente:

AUN TENIENDO LA REFERENCIA MAS PRECISA Y FIDEDIGNA, LA UBICACION YA ESPECIFICA Y LAS ESTRATEGIAS MAS ADECUADAS DE INVESTIGACION PARA LOCALIZAR EL TESORO, AUN ASI HAY ALTAS PROBABILIDADES DE FRACASAR.

¿Por qué?, tal vez ya lo encontraron, tal vez la historia fue falsa, miles y miles de razones más pueden presentarse. Deduciendo todo este contexto que nos complica y nos lleva al fracaso, es ahí cuando nos damos cuenta de lo complicada y difícil que es nuestra bella y noble actividad. Hagámonos concientes de ello, nos evitará falsas ilusiones y nos daremos cuenta si en verdad tenemos la vocación de ser buscadores de tesoros.

FUENTE:
GeoTec Prospectiva.
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=