Club Finder of Treasure
  Consejos & Tips
 

 

Los pasos necesarios para la busqueda

Revisión del equipo de exploración:

Antes de que se de inicio a la prospección es importante hacer una revisión detallada de nuestro equipo de exploración. Hay que tomar en cuenta el lugar a explorar y sus características, para determinar qué equipo es necesario y cuál no sería útil, o bien podemos llevar todo sin dejar márgen de error.

Revisión de equipo: verificar que todo esté en orden.

· Detector: baterías, manual, audífonos y demás accesorios. Revisar cada componente del ensamblaje del detector ya que hay la posibilidad de no poder trabajar con el equipo si hace falta alguna batería u otro accesorio. El manual es necesario, cuando se explora y tenemos duda en alguna señal o comportamiento del aparato, se consulta para resolver la duda.

· Radios: a veces es necesario separase por grupos, es importante siempre estar comunicado, para cualquier asunto ya sea de coordinación o algún improvisto o emergencia.

· Lámpara: es recomendable siempre portar una lámpara aún cuando parezca que no la vamos a necesitar, hay que estar preparados para cualquier situación.

· Luces fluorescentes: útiles por si llegan a fallar las lámparas o las baterías, tenemos que prever la ausencia de luz en un tiempo donde es necesario para trabajar.

● Baterías: de todos los tipos, revisarlas que estén en condiciones óptimas, se pueden utilizar distintos tipos para los detectores, lámparas, radios, etc.

· Navaja: cualquier objeto o material que necesita ser cortado para poder trabajar o como simple herramienta.

· Guantes: protección en las manos, preferible llevarlos puestos no solamente en la excavación, en la exploración también.

· Botas: de uso rudo, las que protegen a la altura de las espinillas de preferencia.

· Cuerda: útil para diferentes aplicaciones como jalar o arrastrar objetos pesados, etc.

· Cerillos: cualquier necesidad de encender fuego, principalmente en el proceso de extracción.

· Alcohol: relacionado con el punto anterior, como combustible, además de tener otra utilidad como desinfectante por ejemplo.

· Mascarillas anti-gas: especializadas con filtros para vapores de mercurio, se recomiendan al menos llevar dos para una recuperación.

· Herramientas, pala, pico y barreta: necesarias para el acondicionamiento del terreno o alguna excavación.

· Suero anti-ofídico y jeringas: para contrarrestar el efecto de alguna picadura de alacrán o víbora, además que en algunas prospecciones nos podemos encontrar lejos de alguna clínica u hospital, el traslado pude demorar y poner en riesgo la salud o la vida.

· Vendas: en caso de alguna herida por el trabajo mismo.

· Líquidos para la hidratación: el cansancio por falta de hidratación puede ser factor negativo para la prospección.

· Libreta y pluma para planos y apuntes: es recomendable hacer planos y algunos apuntes sobre las señales encontradas, tener la información bien organizada. O bien, en la actualidad con la tecnología disponible, por internet podemos conseguir mapas satelitales el cual nos dará una referencia precisa del lugar a investigar, de este modo se hacen las anotaciones pertinentes de una manera más específica y eficaz.

· Bolsas de lona o contenedores: nunca esta de más, si hay éxito, se resuelve el problema que es el traslado.


-Traslado y llegada al lugar de exploración:

Revisado el equipo a detalle, nos disponemos a trasladarnos al lugar de exploración. Cada paso en esta etapa tiene una designación alfabética, es importante reconocer siempre en que punto se encuentra el equipo y cuáles están pendientes por desarrollar.


a. Buscar lugar para el automóvil, discreto y a la mano: aún cuando vayamos con permiso de dueños y con la gente de contacto, nunca está por demás actuar con desconfianza discreta. En caso de emergencia también es importante encontrar el vehículo en una posición discreta y de fácil y rápida salida del lugar.

b. Dar una inspección general por el área: este paso es con el fin de resaltar puntos dignos de exploración.

c. Entrar con cuidado a las ruinas e identificar las zonas de riesgos: este es uno de los pasos más importantes de esta sección, muchas veces ingresamos a las ruinas y no notamos que algunas vigas podridas en el techo están por caer y es factible que a nuestro paso, con los ruidos, el movimiento y demás se desplomen causando graves consecuencia.

d. Acordar una salida de escape y punto de encuentro en caso necesario: aunque vayamos con permiso de los propietarios, la gente tiende a desconfiar cuando ve a extraños. Si es necesario que el grupo prospector se separe, es útil tener una referencia para reunirse después.



- Exploracion

Esta es la etapa operativa, donde debemos de concentrarnos sobre cada detalle de la exploración, como los pasos anteriores, es importante tenerla bien organizada para no perder información importante.

a. Identificar el tipo y mineralización de terreno: referente a una identificación visual, si estamos en un terreno cuyas características nos hagan pensar que esta fuertemente mineralizado, entonces sabremos los patrones de respuesta y calibración de nuestros detectores.

b. Tomar fotografías de las ruinas y alrededor: en el caso de contar con una cámara digital donde sea accesible la muestra de fotografías. Estas nos pueden ayudar principalmente en lugares como ex-haciendas o conventos, que son grandes en tamaño y distancia, de esa forma ahorramos mucho tiempo en el análisis de los lugares a explorar en vez de trasladarse constantemente.

c. Trazar un plano del área: organizar la búsqueda de manera fácil, pueden repartirse los lugares entre los miembros del equipo para ahorrar tiempo y esfuerzo, enfatizando los lugares que tienen mayor probabilidad de tener un tesoro. Además de resaltar en nuestro plano las señales dignas de análisis. Recuerden que la adecuación del lugar a veces es necesaria, si hay escombro y basura en un cuarto a examinar, será necesario levantar todo y emparejar para tener la más óptimas condiciones para nuestra búsqueda.

d. Planear juntos cronológicamente el trayecto de exploración y descansos: siempre con nuestro plano en mano, se acuerdan las horas a explorar, de ahí se asignan tiempos a cada lugar, de ese modo podremos cubrir la exploración con el tiempo disponible del equipo. Es importante establecer sus tiempos de descanso, tanto para el equipo prospector como para los detectores, normalmente se asignan 15 minutos de cada hora de trabajo.

e. Encendido y ajuste del detector: aquí dependerá de los detectores que se tengan. Cada propietario y técnico en el manejo de los aparatos será responsable de su uso y experiencia que tenga con el mismo. Por lo tanto no se establecen criterios específicos para este paso, repito, depende de la habilidad del manejo del técnico del grupo.

f. Exploración: este es el paso más importante y operativo de todos los anteriores. Tiene su propio procedimiento pero cabe resaltar que no se establecen técnicas de interpretación de señales, nuevamente, es imposible hacerlo, cada técnico conoce su detector y sabrá que criterios aplicar a las distintas circunstancias que se le presenten con el comportamiento de su aparato. Estos son pues dichos procedimientos:


1. Se inicia el rastreo del detector en un lugar acordado, se traza un cuadrante, podemos al menos resaltar las esquinas para tener una referencia. Hay que realizar nuestros trazos paralelos, trazar una línea imaginaria y movernos en línea recta de ida y otra paralela de venida. Hay que hacerlo a lo largo y a lo ancho del lugar de modo que hagamos una cuadrícula y no dejar ni un solo lugar sin rastrear.

2. Después de explorar todo el lugar y tras obtener nuestras señales (si las tenemos claro), vamos marcando en nuestro plano el valor de la lectura que nos da el amperímetro. Es importante tomar la hora del día también, esto influye mucho en nuestras lecturas.

3. Acudimos a los lugares donde tenemos dichas señales a distintas horas del día, la temperatura del ambiente es un factor determinante en el comportamiento de nuestro detector. Podemos analizar marcas en la mañana, en la tarde, a media noche y en la madrugada. Siempre con el plano en mano y anotando la hora y la lectura dada, si varían mucho los valores, entonces no tenemos probabilidades de tener éxito, y en caso contrario, si se mantienen, la señal es contundente por que realmente esta encontrando un objeto metálico en el subsuelo que lo esta haciendo reaccionar de esa manera, hay probabilidades de éxito entonces, pero aún así hay que tomarlo con reserva, nada es cierto hasta que lo tenemos en nuestra vista.

Nota: en esta etapa, dependiendo de la situación de la exploración, se decidirá si continuar con la misma, excavar, volver después o dar por terminada la búsqueda en el lugar, es aquí en este paso donde sabremos si hay posibilidades o no de la existencia de un tesoro en dicho lugar, y así tomar una decisión.

 -Localización:

Después de la exploración y al identificar señales prometedoras en el lugar a distintas horas del día, se piensa en el proceso de recuperación del posible tesoro, o al menos de cerciorarse qué objeto o material nos esta dando una marca prometedora, de ahí que esta etapa tenga también su metodología propia:

a. Resaltar las marcas prometedoras en el plano y enfocarse a ellas solamente: una vez que tengamos las marcas que de acorde a nuestras técnicas de uso del detector, tengamos la suspicacia de que sea un tesoro o algún otro objeto de valor, entonces procedemos en concentrar toda nuestra atención sobre ellas, ignorando ya los demás lugares y canalizar nuestro tiempo a una mejor exploración sobre estos lugares. Si el equipo de investigación cuenta con varios detectores, se distribuye el tiempo y espacio apropiados a cada uno sobre estas señales prioritarias.

b. Aplicar las técnicas anteriores a la excavación: ya ubicados los lugares de detección, entonces se inicia otro proceso de depuración de señales, es el siguiente:


1. Se limpia perfectamente el lugar, revisar detalladamente que no se encuentren objetos metálicos como basura que puedan desviar la atención del detector.

2. Excavamos una profundidad corta de 30cms. con un ancho de 2X2mts. Esto con el fin de remover la basura y minerales que se puedan encontrar en la capa de la superficie y dejar libre el terreno a una detección limpia para nuestros aparatos.

3. Nuevamente encendemos el detector y lo calibramos dentro del lugar, esto es importante por que si lo hacemos afuera los ajustes no serán los apropiados para la detección.

4. Si nuevamente tenemos una señal prometedora, una vez ya aplicadas nuestras técnicas, entonces nos retiramos del lugar. Si no hay una señal como la habíamos tenido anteriormente o el detector reacciona de forma distinta, entonces las probabilidades de que exista un tesoro ahí son casi nulas, no vale la pena seguir trabajando en ese lugar.

5. Pero en caso contrario, entonces procedemos ahora en vaciar cantidades considerables de agua sobre el lugar, una vez que haya permeado al subsuelo volver a hacerlo de modo que ya no traspase más agua. Esto es con el fin de disolver los minerales salitrosos del subsuelo que nos pueden dar una señal falsa, además que el agua es buen conductor de la electricidad y eso nos facilitará la penetración y tener una señal más fidedigna.

6. Teniendo aún así una señal clara, entonces nos retiramos del lugar y seguimos con la metodología, en caso contrario, nuevamente, no valdría la pena seguir explorando, con estas depuraciones tendremos las certeza de la inexistencia de un tesoro al menos en esa parte del lugar.


c. Trazar dimensiones: con el antecedente de tener una señal prometedora después de haber aplicado una depuración de señales, entonces trazamos una dimensión con suficiente espacio para la excavación, la ventilación apropiada para el gas y la combustión, y la retirada del lugar sin encontrar obstáculos; habrá que remover piedras, palos, hierba, escombro etc. Los 2X2mts. pre-excavados son ideales para la extracción, solamente nos restaría acondicionar el lugar con las premisas ya mencionadas.

d. Mascarillas anti-gas: ahora estamos listos para una recuperación, este es quizá el procedimiento más riesgoso por estar expuestos al gas y muy vulnerables ante las personas ajenas, toda nuestra concentración debe estar tanto en nuestra excavación como lo que sucede alrededor de ella como el movimiento de los lugareños. Nos colocamos debidamente las mascarillas, recomendables las especializadas.

e. Excavado: se inicia la excavación, será necesario entonces tener la herramienta adecuada para la misma, al menos pala y pico. Si el equipo de personas es amplio, deberán hacer turnos cada media hora para establecer los descansos sin interrupción, si solamente es una persona o dos se recomienda descansar a demanda.

f. Quema de papeles cada 50cms: este procedimiento es importante, es básicamente ir eliminando el gas que encontremos a nuestro paso, si lo hacemos periódicamente, mayor es la seguridad de eliminar este gas.

g. Confirmar marcas conforme se vaya avanzando: podemos aprovechar al finalizar la combustión, limpiar residuos y pasar el detector para ir verificando la marca, si esta desaparece, seguramente algo en el transcurso de la excavación hizo reaccionar a nuestro aparato de esa forma, por lo tanto la probabilidades de que exista un tesoro en ese lugar son casi nulas, este procedimiento es la última depuración de señal y nos ayuda a evitar esfuerzos innecesarios.


Recuperación:

Es el último procedimiento, y lógicamente el más difícil de llegar, es cuando realmente tenemos un tesoro en nuestras manos, hay que seguir entonces los siguientes pasos:

a. Ventilación del objeto: ya habiendo llegado al objeto, procedemos a retirarnos del lugar y esperar el tiempo pertinente para que se ventile.

b. Retirarlo como fuese necesario: bien es sabido que el oro y la plata tienen altos índices de densidad, el peso de cualquier tesoro dependiendo su tamaño siempre será considerable o imposible de levantar para la fuerza de un solo hombre, habrá que idear la forma de extraerlo. Con nuestras bolsas de lona, podemos ir retirando ciertas cantidades de monedas o demás objetos, constantemente hasta vaciar el contenido y depositarlos en otro para su traslado.

c. Rastrear nuevamente para no dejar ningún objeto debajo: para evitar cualquier duda, una vez retirado completamente el objeto del lugar, entonces pasamos nuestro detector nuevamente para cerciorarnos de no haber dejado nada debajo del mismo, es lógico que pudieron haber escondido más con el fin de que si alguien lo localizara, al menos no pudieran llevárselo todo.

d. Retirarnos del lugar discretamente: ya que nos hayamos sacado de dudas o si encontramos más señales, seguimos el procedimiento anterior, en caso contrario, entonces nos preparamos para salir, el objeto localizado será el último en ser introducido a nuestro vehículo, de ese modo no estará expuesto en lo que se introduce el resto del equipo. Una vez teniendo todo dentro del mismo, entonces nos retiramos con toda la discreción posible, sin hacer ruidos y sin demostrar actitudes que puedan levantar sospechas con los lugareños. Solamente piensen que si estos ven a un grupo de personas retirarse haciendo mucho ruido y con prisa, van al lugar, ven que recién se localizó un tesoro, entonces por ser originarios del lugar se les hará fácil perseguirlos para pedir lo que les corresponde aún cuando no tengan por legitimidad ninguna participación en el evento. Podemos vernos en serios problemas por asuntos como este, siempre ser cautelosos pero ágiles para no levantar sospechas.

 
Repartición:

Para muchos esta etapa es la más anhelada, es donde nuestra parte se asigna por el trabajo realizado. Pero es también una etapa frágil que se puede salir de control si no se esta debidamente preparado y acordados los términos.

Aquí no hay una metodología, ciertamente dependerá de los términos previamente acordados, solamente es recomendable que una persona sea designada para coordinar la repartición y sea reconocido para evitar las posibles confrontaciones o desacuerdos, la repartición siempre es recomendable hacerla conforme a la ley. La clasificación y conteo de monedas será por oro, plata, cobre, etc. y después por valor.

A grandes rasgos esta es la metodología de prospección, como se mencionó anteriormente, siempre una búsqueda tendrá sus propias necesidades, aún cuando todo este planeado, habrá circunstancias que nos hagan idear formas para improvisar nuestra prospección y así resolver nuestros problemas. Insisto nuevamente, podremos establecer nuevas estrategias, pero siempre con la seguridad del equipo como prioridad, nunca nos aventuremos a hacer cosas demasiado riesgosas y lamentarnos el resto de nuestras vidas.

fuente:

Geo Tec Prospectiva.




Protocolo de Prospección: repartición


Para muchos esta etapa es la más anhelada, es donde nuestra parte se asigna por el trabajo realizado. Pero es también una etapa frágil que se puede salir de control si no se esta debidamente preparado y acordados los términos.

Aquí no hay una metodología, ciertamente dependerá de los términos previamente acordados, solamente es recomendable que una persona sea designada para coordinar la repartición y sea reconocido para evitar las posibles confrontaciones o desacuerdos, la repartición siempre es recomendable hacerla conforme a la ley.[1] La clasificación y conteo de monedas será por oro, plata, cobre, etc. y después por valor.

A grandes rasgos esta es la metodología de prospección, como se mencionó anteriormente, siempre una búsqueda tendrá sus propias necesidades, aún cuando todo este planeado, habrá circunstancias que nos hagan idear formas para improvisar nuestra prospección y así resolver nuestros problemas. Insisto nuevamente, podremos establecer nuevas estrategias, pero siempre con la seguridad del equipo como prioridad, nunca nos aventuremos a hacer cosas demasiado riesgosas y lamentarnos el resto de nuestras vidas.

[1] Para mayor información, consúltese: Código Civil para El Distrito Federal en Materia Común y para toda La Republica en Materia Federal, en la sección de Documentos.



GeoTec Prospectiva.
 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=